El Ánimo Y La Comida

El Ánimo Y La Comida

La idea que la mayoría de las personas tiene es que estar enfermo significa estar tumbado en una cama, como si la enfermedad fuera tener una gripe, una infección o cáncer y la confusión, el miedo, la angustia, la ansiedad, el estrés no fueran enfermedades. Cuánto se escucha decir que tal o cual persona tiene una salud de hierro a pesar de comer sin ningún criterio, beber alcohol o como se dice comúnmente “darse todos los gustos”. Si bien es cierto que existen diferentes condiciones y que hay quienes son más resistentes que otros, también es cierto que puede uno nunca tener el mínimo resfrío, nunca una tos, nunca un dolor de estómago y sin embargo estar enfermo por ser rígido o demasiado blando, inflexible o demasiado indolente, ansioso, miedoso, incapaz de verse tal cual es, de enfrentar los problemas afectivos, de resolver sus problemas laborales, incapaz de convivir armoniosamente con alguien, de tener en cuenta al que está cerca e innumerables conflictos más.

La creencia más popularizada, sobretodo en los últimos tiempos, es que frente a la confusión y a los conflictos psicológicos la solución es la terapia o encontrar alguna posibilidad espiritual para ir menguando las dificultades. Puede que, tal vez, existan algunas terapias que den pautas para encontrar la forma de solucionar los conflictos, lo mismo libros o ciertas prácticas espirituales, pero lo que sí es importante es poder abordarse desde una perspectiva global, holística, entendiendo que nuestros estados de ánimo están relacionados con nuestra manera de vivir, de pensar, de sentir, de alimentarnos, de desarrollar actividades físicas y expresivas y con cada una de las actividades que desarrollamos en nuestra vida cotidiana. Lo que comemos influye directamente en nuestra manera de pensar, de sentir, de ver la realidad y de actuar en la vida. Es una lástima que los terapeutas de la salud en su mayoría no tengan en cuenta la manera de comer de sus pacientes y no puedan ver la relación estrecha que hay entre los sentimientos, pensamientos y la comida.

La Mala Sangre

El buen o mal funcionamiento del hígado está íntimamente ligado a nuestros estados emocionales, los antiguos chinos lo llamaban el alma del cuerpo porque parece ser el primero en afectarse a partir de las tensiones, los miedos, la inseguridad. Queremos decir con esto que si bien el alimento cotidiano influye en el funcionamiento de este órgano, incluso alimentándonos equilibradamente, éste y cualquier otro órgano puede afectarse si por ej. nos hicimos “mala sangre”. La “mala sangre” no es ni más ni menos que una sangre acidificada, que llegó a este estado producto de las preocupaciones, el nerviosismo, la ansiedad, la adrenalina que generamos con el ritmo de vida que se lleva hoy en día, principalmente en las ciudades.

La Incidencia De Algunos Alimentos

Los alimentos que mayor incidencia tienen en el estado de ánimo, consumidos en exceso son: café, yerba mate, azúcar, alcohol; con respecto a los cuales nos hemos referido cuando hablamos de los estimulantes. Otros alimentos cuyo exceso en su consumo incide en nuestro ánimo son las carnes y las harinas. También entran en la categoría de alimentos que dañan el sistema nervioso y por lo tanto el ánimo y el humor, aquellos que contienen química, como enlatados, enfrascados, empaquetados, embutidos.

Por ej. y esto creemos ya haberlo transmitido en entregas anteriores, se está comprobando que el Aspartame, sustancia que está incorporada en todos los alimentos diet, es generadora de depresión y ataques de pánico.

También se está investigando sobre el efecto de los aceites hidrogenados (margarinas, aceites de marca industrializados, que al calentarse se hidrogenan) en el sistema nervioso, generando alteraciones del ánimo y la conducta.

A tal punto la comida Fast-Food, es nociva para la salud humana que en países como Inglaterra se prohibió su venta en los colegios secundarios porque se descubrió que el consumo de las mismas era causante de violencia en los jóvenes. También se investigó en Inglaterra al respecto llegando a la conclusión que el problema de las barras bravas en el fútbol estaba íntimamente ligado al consumo de gaseosas y comida rápida.

En países como Suecia, los quioscos de golosinas solo funcionan los fines de semana, como forma de preservar la salud física y anímica de la gente.

En Portugal se hizo una experiencia con presidiarios de alta violencia cambiando sus pautas alimenticias  de carnes, comida industrializada por cereales integrales, legumbres, verduras, semillas, frutas. El comportamiento de los presos fue modificándose, generándose en ellos actitudes mucho más serenas, por lo cual se les fueron conmutando sus condenas a mucho menos tiempo del que inicialmente tenían.

Sobre Las Carnes

Podemos observar la incidencia que el consumo excesivo de éstas tiene con relación a nuestros pensamientos y emociones. En una oportunidad por un problema de baja de defensas uno de nosotros tuvo que ingerir pescado más seguido de lo que lo hacía habitualmente; si bien sé sintió mucho más fuerte también, como contrapartida le costaba conciliar el sueño durante la noche y sentía más ansiedad y agitación que lo habitual.

Cualquier animal en el momento de morir vive una situación traumática, con lo cual segrega una cantidad de adrenalina que luego la incorporamos. Con respecto a los peces, hay algunos que son más nerviosos que otros; el pejerrey y la trucha son muy activos, se mueven con mucha rapidez, en cambio la merluza, el salmón y los peces grandes de alta mar y mares profundos, en general se mueven más lentamente y su sistema nervioso es más tranquilo de manera que es recomendable ingerir éstos últimos.

Al consumir cualquier tipo de animal, sea carne roja, pollo o pescado estamos recibiendo el sufrimiento y el dolor de éste al morir. La Argentina es uno de los países de América Latina donde mayor es el número de suicidios y el país con mayor relación en la cantidad de psicólogos por habitante, también es uno de los países del mundo donde se consume más cantidad de carne por habitante, todo esto debe tener su relación.

Las personas con problemas en su sistema nervioso, propensas a la depresión, tristeza, ansiedad, hiperactividad, miedos, deberían prescindir del consumo de carnes.

Sobre Las Harinas

Cuando se ingiere harinas en exceso la mente se dispersa. El consumo de harinas refinadas, en forma de pan común, galletitas, alfajores, facturas, tortas y tartas elaboradas con harinas blancas, y aditivos artificiales para conservarlos y resaltar su sabor, además de generar trastornos en la salud como alergias, congestionan los órganos y embotan la mente.

La harina de trigo integral tiene una cualidad y posibilidad nutritiva mucho más alta que la harina blanca común, sin embargo cuando el consumo de ésta es excesivo el pensamiento se dispersa. Hemos comprobado, en algunos períodos en particular,  cómo el no consumir nada de harinas (panes, empanadas, tartas, etc.) mejoraba el funcionamiento de la mente y el pensamiento se hacía más lúcido y claro. El exceso de harina genera una condición expansiva que de por sí es generadora de dispersión. Esto no significa que no haya que comer harinas, ya que un buen pan da la posibilidad de incorporar buenos nutrientes y también genera una sensación de satisfacción y ayuda a mantener el buen humor, sólo se trata de estar atento a que no se conviertan en el alimento principal, ya que si así fuera generarían congestionamiento de mucus y ácidos grasos alrededor del hígado, corazón, intestino, riñón y una incapacidad de fijar la atención, y de tener un pensamiento reflexivo.

Alimentos beneficiosos para el estado de ánimo

El arroz, el mijo, la cebada, el trigo candeal, el maíz, la avena, la quinoa y el amaranto son buenos sustitutos de las harinas, con ellos se pueden hacer bollitos, panes, empanadas y otras preparaciones. Todos estos alimentos, es decir  los cereales integrales, en particular, tienen una cuota alta de vitaminas del complejo B, que regulan el funcionamiento del sistema nervioso, dando la posibilidad de fortalecer, serenar y aquietar la mente. Los hidratos de carbono complejos de estos alimentos favorecen la producción de serotonina que es un neurotransmisor vinculado con las sensaciones de bienestar emocional.

Las verduras raíces (zanahorias, nabo, rabanitos, radichas, bardanas, salsifíes) dan fortaleza, las redondas (zapallo, cebolla, zapallito, repollo, remolacha) dan dulzura, las hojas verdes (acelga, espinaca, acuzai, lechuga, hojas de nabo, radicheta) dan alegría.

La miel ayuda a subir lentamente la glucosa de la sangre y da una sensación de saciedad y serenidad, lo mismo sucede con las frutas secas como pasas de uva, de ciruela, damascos.

Las grasas de las nueces, almendras, avellanas, paltas, soja, como así también las grasas de la ricota casera, el yogurt y los huevos de campo, dan fuerza y vigor, ayudando a fijar la atención.

Las frutas en general dan una sensación de liviandad y alegría.

Las infusiones de  hierbas como: Manzanilla, Tilo, Valeriana, Toronjil, Cedrón, Pasionaria, Hipericum, Hongo Shiitake, actúan todas tranquilizando, bajando la ansiedad.

Una buena forma de equilibrar el ánimo es que en cada menú estén incluidos distintos sabores y también distintos colores. Por ej., agridulce, salado, amargo, picante y colores como el  naranja, verde, rojo, amarillo.

 

Una receta especial para mantener un buen estado de ánimo es Chopsuey De Queso De Soja Al Wok, ya que aquí se combinan diferentes tipos de verduras con sus diferentes sabores y colores y también la presencia del queso de soja, cuyos nutrientes aportan una cuota de mayor  energía que  las carnes.

Las preparaciones al Wok resultan muy sabrosas y también saludables ya que el aceite utilizado no queda impregnado en los alimentos, debido, por un lado , a  la misma forma que el  Wok tiene, lo cual  permite una buena difusión del calor del fuego y por el otro  al hecho de que al  utilizar el fuego fuerte en la cocción  los alimentos quedan blandos por dentro y crocantes por fuera . Los Wok se consiguen hoy en bazares y también en los negocios de barrios chinos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.