Parar y observar…

Parar y observar…

Es maravilloso ver cómo cambia nuestra vida, cuando nos damos un momento para parar toda actividad interna y externa y observar.

Estamos tan mecanizados; enfrascados en lo inmediato; absorbidos por la tarea, la familia, los vínculos, los hechos externos, que nos perdemos y nos alteramos.

Si no hay una cosmovisión de la vida en su conjunto, el conflicto será inevitable.

Probemos y experimentemos, parar…, observar…, percibir…, estar presentes…, en lo que es, en lo que sucede, en lo que se expresa, estemos donde estemos.

Solo se necesitan pocos minutos de atención, de observación, libres de los juicios, las justificaciones, las explicaciones.

Es parar y observar sin interferir y sin verbalizar, ahí ocurre la maravilla de la vida, porque en ese estado, damos lugar a que ocurra claridad interna, comprensión profunda y transformadora.

Leave a Reply

Your email address will not be published.