Tratamientos Externos Naturales Para Dolencias Comunes

Tratamientos Externos Naturales Para Dolencias Comunes

El Concepto de Salud Holística

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud no es la ausencia de enfermedad, sino un estado de vitalidad y alegría de vivir.

También según Ruediger Dahlke, en su libro “La Enfermedad Como Camino”, en 25 años de la vida de un ser humano, existen, una enfermedad grave, tal vez una enfermedad terminal y 200 enfermedades que van y vienen. Por lo que se deduce que el ser humano es un ser que lleva consigo la enfermedad, como parte de la vida misma.

Carl Jung, precursor de la psicología moderna, decía también que la enfermedad era la posibilidad que tenía el cuerpo de expresar lo que la mente no había llegado a comprender. Es decir que la enfermedad nos hace sinceros, a través de ella podemos darnos cuenta verdaderamente de nuestro sentir profundo, hacia dónde vamos y cómo queremos vivir.

De todo esto podemos inferir que la enfermedad forma parte de la vida de un ser humano y tal vez incluso podemos decir que la manifestación de ésta implica el comienzo de la salud, ya que a partir de su expresión y la conciencia de su existencia, tenemos la posibilidad de generar un cambio.

La salud, es el cúmulo de varios aspectos a tener en cuenta:

1) El aspecto químico, es decir todo lo que entra al torrente sanguíneo y hace a la calidad de nuestra sangre. Esto implica el alimento del día a día, si es de origen orgánico o no, si está libre de pesticidas, insecticidas, productos químicos en general, si es mucha o poca la cantidad que se ingiere, si se consumen excitantes del sistema nervioso, como café, yerba mate, té negro, azúcar, carnes, alcohol, si hay exceso de harinas, de quesos, de grasas en general, de frutas azucaradas, de productos diet y light y de medicamentos. O bien si se consumen alimentos frescos, orgánicos, cereales integrales, legumbres, verduras, etc.

También hace a la calidad de nuestra sangre todo lo que está en contacto con la piel (cosmética, indumentaria personal, ropa de cama, medicamentos en formas de cremas y ungüentos).

Lo mismo ocurre con lo que entra al torrente sanguíneo a través de la respiración: la calidad del aire que inhalamos día a día, los elementos que utilizamos para limpieza, los aromas de todo cuanto nos rodea.

Las cargas electromagnéticas de PC, Teléfonos Celulares, electrodomésticos en general, también hacen a la calidad de nuestra sangre, así como la carga electrostática de colchones, almohadas, plásticos en general.

2) La actividad física, es decir la posibilidad de movimiento diario, para generar una buena activación circulatoria, el alineamiento de la columna vertebral, el equilibrio de los órganos y funciones corporales y el movimiento de la energía estancada.

3) La comprensión de los estados psicológicos, siendo consciente uno mismo de los conflictos que lo aquejan, sin negarlos, sin justificarlos, sin el sentimiento de rechazo, ni autocompasión. Sabiendo mirar lo que a uno le ocurre de forma amorosa y con una actitud comprensiva y creativa.

4) El vínculo con la Naturaleza, el sentirse parte de la misma y considerarla un aliado, para poder a través de ella generar salud y bienestar.

En este escrito vamos a referirnos a este tema en particular como parte fundamental de la salud humana.

La Naturaleza como fuente curativa

Es común que la mayoría de las personas, frente a diferentes dolencias, recurran a la medicación y en determinados casos a la intervención quirúrgica.

Frente al dolor de cabeza se recurre al analgésico, frente a la contractura un antiinflamatorio, frente a una hemorragia femenina o problemas en la menopausia, a las hormonas, frente a una infección al antibiótico, frente al colesterol alto, o a la hipertensión, el antihipertensivo o la pastilla que baja el colesterol, y así con tantas dolencias más. También es común la extirpación del apéndice, la operación de hemorroides, de várices, la remoción de útero, la eliminación quirúrgica de quistes, de amígdalas, etc.

En la naturaleza están los resortes para permitir que toda enfermedad, toda dolencia, todo desequilibrio pueda resolverse, obviamente dependiendo de la actitud y confianza en la persona en cuestión y siendo asesorada por un profesional que conozca al respecto, por lo menos durante un tiempo, hasta que la persona pueda tener la suficiente información como para poder ser lo más independiente posible.

En general suele ocurrir que la medicación y las intervenciones quirúrgicas bajan el nivel de defensas y el sistema inmunológico, debilitando y generando posteriormente nuevos desequilibrios.

La persona al recurrir a las fuentes naturales para la prevención y resolución de sus problemáticas, se fortalece, sube su nivel de defensas y de autoestima, ya que ella misma, ha sido artífice de su salud.

Elementos básicos de la Naturaleza

El agua, la tierra, el aire, el fuego, los vegetales, las hierbas, son nuestros aliados, elementos que la naturaleza nos ofrece y que actúan de forma de facilitar nuestro bienestar.

Parte de la deshumanización que se vive hoy en el planeta Tierra tiene que ver con el alejamiento del ser humano a las fuentes naturales de la vida.

Tanta química y plástico en contacto con el ser humano actual, tanta carga electromagnética y electrostática, terminan por quitar “humanidad”.

Nuestra esencia biológica natural es agua, tierra, oxígeno, carbono, magnesio, zinc, hierro, calcio, nitrógeno, etc. De todo esto cada vez tenemos menos en forma natural y más en forma artificial.

En la medida que el ser humano retorne a la  naturaleza, comprendiendo sus ciclos, utilizando sus frutos, tal como llegan de la tierra, se conecte con los elementos esenciales, agua, tierra, aire, fuego, plantas, y estos formen parte de su vida y sean sus aliados para tener bienestar, este mismo ser humano va a dejar de ser solo pensamiento mecánico, mercantilismo, materialización y podrá convertirse en lo que verdaderamente significa ser “humano”, aquél que está integrado en sus funciones primarias, sensitivas y sus funciones y capacidades reflexivas y racionales, aquél conectado con sus sensaciones, su sensualidad, que puede ver al otro solidariamente y sentir por él.

Tratamientos naturales para dolencias comunes

Los siguientes tratamientos son válidos en un contexto de alimentación equilibrada, que no contenga químicos, ni exceso de grasas animales, azúcares, alcohol, harinas, y realizando actividad física habitualmente.

Cuando alguna de estas dolencias ocurren, siempre es aconsejable evitar dulces, es decir azúcares en todas su manifestaciones, carnes, frutas azucaradas, alcohol, café, hierba mate, lácteos y harinas y llevar una dieta de arroz integral con verduras tipo zanahorias, nabo, cebolla, cebollita de verdeo, zapallo, hasta que los síntomas más agudos desaparezcan.

Si la sintomatología continúa es importante recibir los consejos de algún profesional que vea la salud con una mirada natural.

Hacemos referencia aquí a dolencias comunes, algunas que no figuran en esta nota es porque ya forman parte de otros artículos.

Los siguientes tratamientos son según nuestra experiencia válidos para ayudarse frente a determinadas dolencias:

Artrosis, artritis, reuma (dolores): Compresas de jengibre* en la zona afectada o bien introducción de las manos en una olla caliente con jengibre*.

Consumir té de Llantén*, té Bancha *, Té de Jengibre*.

Bronquios inflamados: Realizar emplasto de mostaza* en la zona del pecho, aplicado 2 veces al día durante 1 hora. Consumir té de Llantén*.

Té de Bancha con Umeboshi, Jengibre, Salsa de soja *.

Té de Regaliz *.

Calambres estomacales, acidez estomacal, cólicos biliares: Consumir una ciruela umeboshi*, Compresas de jengibre en la zona estomacal*. Consumir aloe vera* antes de cada comida. Consumir té de Marcela, Matico, Regaliz. Ejercicios respiratorios.

Cálculo en riñones: Aplicación de compresas de jengibre* en la zona afectada. Consumir té de semillas Habú, con poroto Aduki y Cola de Caballo*.

Cistitis: Baños de asiento con sal marina o sal gruesa, o Malva y Manzanilla*, especialmente beneficioso la sal gruesa. Aplicación de bolsa caliente de arena o maíz *.

Ejercicios de movimiento y apertura de pelvis, ejercicios abdominales.

Consumir té de Bardana, Regaliz, un puñado de arándanos frescos o secos. Té de Habú, Aduki y Cola de Caballo*.

Derrames o Moretones: Frotar con rodajas de nabo en la zona afectada.

Dolor de Cabeza: Aplicación de aceite esencial de Menta en las sienes. Tomar té de Menta*, té Rojo*. Ducha de agua fría en la zona de la cabeza y en todo el cuerpo, baño de inmersión en agua tibia, introduciendo todo el cuerpo, en la bañera, con esencia de Menta o sal marina y si fuera posible en arroyo, pileta, río o mar.

Dolor de ciático: Realizar ejercicios de estiramiento de piernas y sacro diariamente. Baños de agua fría en bañera por 1 ó 2 minutos, seguido de ducha de agua caliente y aplicación de calor seco con bolsa de arena caliente o maíz caliente*.

Dolor de garganta: Realizar gárgaras de agua, lo más caliente posible, con sal marina, cada 3 horas. Colocar un emplasto de cebollita de verdeo con harina*, dejándolo actuar 3 ó 4 horas. Consumir té de Llantén y té Bancha, con Ciruela Umeboshi y Jengibre*.

Dolor de muela y flemones: Realizar buches de agua caliente y sal marina ó buches de agua caliente con jengibre fresco rayado o de agua de Ratania de Weleda. Colocar externamente un emplasto de cebollita de verdeo, con jengibre y harina*, sobre la mejilla, que está en contacto con la muela. Colocar una hoja de llantén previamente pasada por la llama de la hornalla y dejarla en contacto con la muela. Dejar un trozo de aloe vera* en contacto con el flemón. Colocar una ciruela umeboshi en contacto con la muela. Tomar té de Bardana *, 3 ó 4 veces por día.

Dolores de oído: Introducir gotas de agua oxigenada en la zona o bien gotas de jugo de jengibre o de limón diluido en agua.

Encías sangrantes: Usar Dentie*, frotándolo por las encías y cepillar bien para desinflamar. Buches con Agua dentífrica de Ratania de Weleda.

Erupciones en la piel: Cortar nabo o papa en rodajas y pasar por la zona afectada, varias veces al día. En general las erupciones de la piel obedecen a descargas renales y hepáticas por lo que se aconseja consumir:

Té de Semillas de Habú*.

Té de Carqueja*.

Té de Diente de León*.

Té de Cardo Mariano*.

Té de semillas de Habú, con poroto Aduki y Cola de Caballo*.

Esguinces: Aplicación de emplasto de queso de soja* primeramente para evitar la hinchazón o de hielo, luego compresas de jengibre. Aplicación de arcilla *diariamente*, aceite de árnica, permanecer con la pierna levantada.

Consumir Té de Canchalagua*. Té de Ortiga*, Té de Jengibre fresco*.

Fibromas y quistes de ovarios: Compresas de jengibre *. Emplastos de arcilla*. Compresas de repollo con zanahoria*. Baños de asiento con salvia o sal gruesa o manzanilla ú hojas de nabo*.

Consumir té de Llantén*.

Fiebre: Colocar en la frente hojas verdes, tales como acelga o repollo o acuzai. Baño de inmersión en agua a temperatura más baja que la del cuerpo. Tomar jugo de manzana verde*. En caso de fiebre muy alta emplasto de queso de soja*.

Hemorragia nasal: Colocar a la persona con la cabeza inclinada y embeber un paño en agua fría salada, e introducir gotas en ambas fosas nasales.

Hemorragias uterinas: Aplicación de compresas de arcilla en la zona del vientre*. Consumir un trozo de cabello carbonizado masculino. Una vez que cese la hemorragia, aplicar en la zona abdominal repollo con zanahoria rayada*

Hemorroides: Baño de asiento con agua fría* tres veces al día 2 minutos.

Aplicación de aloe vera* en la zona del ano. Consumir Té de Canchalagua. Té de ortiga*. Té de Jengibre.

Heridas cutáneas leves: Aplicación de sal gruesa para evitar la hemorragia. Usar agua oxigenada. Aplicación de aloe vera* en la zona afectada. Té de Bardana* para evitar la infección.

Hígado inflamado: Compresas de arcilla* en la zona del hígado. Consumir Té de Carqueja*, Cardo Mariano*, Diente de León*. Consumir aloe vera antes de cada comida.

Hongos inguinales: Aplicación de emplasto de cebollita de verdeo en la zona afectada*.

Consumir té de Artemisia*.

Hongos en las uñas de manos o pies: Aplicación de propóleo líquido en la zona afectada. Consumir té de Artemisia*.

Hongo tiña, por contagio de gato: Aplicación de arroz integral cocido en la zona afectada hasta que desaparezca. Té de Bancha*. Té de Artemisia*.

Hongos vaginales: Baños de asiento con sal gruesa *.

Baños de asiento con salvia de la puna*.

Lavajes vaginales con infusión de Artemisia*. Introducción de tampón, hecho con una gasa, embebido en yogur natural. Introducción de tampón de gasa, embebido en aceite de germen de trigo o de sésamo y artemisia carbonizada*.

Introducción de una gasa envolviendo un ajo y embebida en aceite de sésamo o germen de trigo.

Consumir: Té de Llantén*. Té de Regaliz*. Té de Bardana*.

Inflamación de ovarios: Compresas de jengibre* en la zona afectada. Baño de asiento con salvia, malva o manzanilla o sal*.

Panadizos: Tener 2 recipientes, uno con agua bien fría y otro con agua bien caliente. Alternar el dedo en cada recipiente por lo menos durante 20 minutos, 2 veces al día.

Próstata inflamada: Aplicación de agua fría diariamente en la zona afectada. Consumir semillas de zapallo sin cáscara diariamente. Té de Llantén.

Resfríos: Consumir té de Bancha con Jengibre, Umeboshi y salsa de soja*. Té de Jengibre. Inhalaciones de vapor de agua* e inhalaciones de vapor de agua con hojas de eucalipto*.

Rinitis alérgica: Masticar un trozo pequeño de jengibre fresco.

Consumir té de Jengibre*. Té de Canchalagua. Baño de inmersión en agua con esencia de Menta y Eucaliptos*. Ducha caliente, terminada con un golpe de ducha fría.

Stress, nerviosismo, insomnio: Baños de inmersión con sal gruesa o pétalos de rosa secos o infusión de lavanda, romero, menta, manzanilla, laurel*.

Tratar de recibir el efecto del agua de arroyos, río o mar.

Caminar descalzo sobre el césped temprano por la mañana.

Consumir té de Shitake con Cedrón* antes de dormir o bien una mezcla de Tilo, Pasionaria, Valeriana.

Tos: Aplicación de compresas de mostaza en la zona afectada*. Tomar té de Loto con jengibre*. Gárgaras nocturnas de agua y sal.

Várices y Dolor de piernas: Llevar las piernas a una posición más alta que la cabeza.

Frotaciones con Gel de Hamamelis. Aplicación periódica de arcilla* en la zona. Colocar las rodillas bajo el chorro de agua fría de la bañera antes de acostarse. Andar en bicicleta móvil o fija diariamente. Té de Ortiga, Canchalagua, Hamamelis.

Vómitos: Realizar un ayuno, consumiendo solamente té de Marcela* bebido de a sorbitos. Ejercicios respiratorios.

Verrugas: Aplicación de cebada perlada previamente masticada, en la zona afectada, durante un tiempo prolongado hasta que vayan desapareciendo.

Nuestra esencia biológica natural es agua, tierra, oxígeno, carbono, magnesio, zinc, hierro, calcio, nitrógeno, etc. De todo esto cada vez tenemos menos en forma natural y más en forma artificial.

*Explicación de los tratamientos y el uso de las hierbas medicinales

El agua:

Es un elemento de gran ayuda para resolver y prevenir diferentes dolencias, actúa como antiinflamatorio, activador de la circulación, aquietando la mente, también energizando y dando potencia

Baños de asiento:

Se calienta el agua en una olla de 7 ú 8 litros aproximadamente, a la que se le introduce, dependiendo la circunstancia, malva, manzanilla, salvia, hojas de nabo ú otras hierbas. Se lleva a hervor y se deja hervir unos 10 a 15 minutos.

En un fuentón que tenga el suficiente tamaño como para poder introducir la parte baja del cuerpo, desde la cintura a las ingles, dejando las piernas por fuera, se coloca el agua hervida y se lleva con agua fría a una temperatura lo más caliente posible pero aceptable al cuerpo. El baño debe durar por lo menos entre 15 a 20 minutos. Conviene acostarse luego de realizarlo o permanecer relajado. Es ideal realizarlo por la noche.

En el caso de infecciones en la parte baja del cuerpo es ideal el uso de sal gruesa o sal marina. La salvia también actúa como antibiótico natural.

La manzanilla y la malva son una buena combinación en caso de inflamaciones y cistitis. Las hojas de nabo son buenas en caso de quistes y fibromas.

Baño de inmersión con hierbas y agua caliente

Los baños de inmersión generan una posibilidad de descarga de tensiones y acumulaciones en general. Ideales para situaciones de estrés, depresión, nerviosismo, insomnio, ataque de pánico, exceso de ansiedad.

Si se utiliza sal marina, o pétalos de rosa o tomillo, menta, laurel, o esencias aromáticas, éstos contribuyen a potenciar la posibilidad de descarga ya que absorben la carga electromagnética y electroestática que el organismo acumula.

En el caso de la sal o pétalos de rosa, estos se introducen directamente dentro de la bañera.

En el caso de los aceites esenciales, por ejemplo de lavanda, menta, romero, se introducen unas 10 gotas de cada aceite en la bañera.

En el caso de las hierbas, en hebras, se hace una infusión de laurel, menta, lavanda, romero, manzanilla, salvia y un trozo de jengibre fresco rayado o cortado chiquito, en 1 litro de agua. Se cuela y se introduce en la bañera.

Se reposa en ella durante 15 a 20 minutos. Esta preparación aquieta y a la vez actúa como energizante.

Suele ocurrir que a partir del baño de inmersión se llega a un estado de gran relajación. Justamente este extremo de relajación es lo que ha de permitir al día siguiente una gran energetización. Cuando no se llega a una relajación profunda difícilmente advenga energía posterior.

Baño de inmersión caliente con menta y eucaliptos para rinitis

Se procede de la misma manera, llenando la bañera y agregando una 10 a 15 gotas de aceite esencial de menta y la misma cantidad de eucalipto. Ambas aceites esenciales actúan abriendo los bronquios y desinflamando las mucosas nasales.

Baño de asiento con agua fría

Ya sea en una palangana o fuentón en el que pueda introducirse la parte baja del cuerpo, que va desde la cintura a las ingles, o bien en el bidé, tratando de que el agua esté en contacto con la zona afectada. Se permanece unos pocos minutos. Especial para temas de hemorroides y para dar fuerza y energía a la zona pélvica.

Vapor de agua y de eucalipto

Se hierve agua en una cacerola, se le puede agregar sal marina o bien hojas de eucalipto. Se trata de permanecer con el rostro lo más cerca posible del vapor de agua, tapándose con una toalla grande, la cabeza, para evitar que el vapor se disperse. Es importante inhalar dicho vapor.

Aloe Vera

El aloe vera es un aliado fundamental de la salud, día a día se le encuentran nuevas propiedades medicinales. Puede ser colocado directamente sobre la piel o bien ingerido. En el caso de heridas, se coloca un trozo sobre la piel, lo mismo en el caso de flemones. Se va cambiando luego de 2 horas de permanecer. Se toma una penca de aloe, se le corta la parte de la cáscara gruesa y se utiliza la parte interna gelatinosa.

También es bueno consumirla en caso de gastritis, úlceras duodenales y problemas de vesícula e hígado.

Cebollita de verdeo

Esta planta tiene un alto poder medicinal, es un poderoso desinfectante y a su vez contiene mucho hierro. Equilibra la función intestinal, por lo cual es importante que forme parte de la comida cotidiana. Actúa como antibiótico natural.

El emplasto de cebollita de verdeo, jengibre y harina se realiza de la siguiente manera:

Se corta la cebollita de verdeo finamente picada, sobre un lienzo, se raya un poco de jengibre fresco y todo se une a un poco de harina blanca. Se mezcla bien. Se coloca la preparación sobre la zona afectada, por ejemplo la garganta o sobre la mejilla en caso de infecciones molares.

En el caso de hongos inguinales se realiza el emplasto sin el jengibre.

El jengibre

Por un lado actúa como activador circulatorio, desinflamante y a su vez descongestiona el hígado y permite desinflamar bronquios y pulmones. Actúa también como antiséptico y antioxidante.

Se lo utiliza en tratamientos externos, consumido en forma de té o en preparaciones con verduras. No es indicado su consumo a personas hipertensas.

Compresas de jengibre

Se raya jengibre fresco, el equivalente a 200 gramos sobre un paño pequeño o un pañuelo chico y se anuda formando una bolsita. En una olla común se calienta agua, a la que se agrega la bolsita con el jengibre, un punto antes de la ebullición se apaga el fuego y se introduce en ella 2 tollas pequeñas.

Se aplica, lo más caliente posible una toalla sobre la zona afectada, cuando se enfría, se introduce en la olla y se aplica la otra toalla caliente. Se repite el proceso durante 15 ó 20 minutos.

Olla de jengibre: para introducir las manos por dolores de artrosis o artritis o reuma.

En una olla se calienta el agua y se raya jengibre fresco, el equivalente a 150 ó 200 grs. Se retira del fuego un poco antes de hervir, ya que el jengibre pierde su valor terapéutico en el punto de ebullición del agua.

Se introducen las manos en la olla, durante 15 minutos aproximadamente.

El jengibre también puede utilizarse consumiéndolo como té o rayándolo y usando su jugo en infusiones diversas, sopas o como condimento en algunos platos. También se lo corta como al ajo y se cocina con verduras rehogadas.

El té de Jengibre se prepara hirviendo trozos pequeños, bien picados, de jengibre en agua, durante 5 minutos, se deja reposar y se sirve.

Emplastos de mostaza

La mostaza actúa también como antiinflamatorio, tiene una gran capacidad para generar calor y es ideal en caso de bronquitis.

Se mezclan partes iguales de mostaza en forma de harina y harina blanca común, se agrega algo de agua caliente para que queden ambos ingredientes bien unidos. Se coloca la mezcla sobre un paño fino y se envuelve con el mismo. Es el paño el que va a estar sobre la piel a la altura de los bronquios. Se deja actuar la preparación media hora.

Emplasto de queso de soja

El queso de soja actúa como antiinflamatorio y antifebril.

Se machaca una porción de queso de soja y se mezcla con harina blanca. Se coloca sobre un paño. La mezcla del queso de soja queda en contacto con la frente en caso de fiebre alta o bien en contacto con la piel en caso de esguinces.

Las Hierbas medicinales

Té de Artemisia

La Artemisia es una hierba que trabaja como antiparasitaria, antivirósica y antibacteriana. Se prepara hirviendo agua y colocando un puñado, dejándola hervir apenas 1 ó 2 minutos. Se deja reposar y se sirve. No conviene tomar más de 2 ó 3 tazas al día porque baja la presión sanguínea.

También esta infusión puede usarse, además de bebida, para lavajes vaginales, en caso de infecciones o vaginitis. En tal caso se cuela y se coloca el líquido en una pera de goma para lavajes de este tipo. Se realiza el lavaje con 1 litro de la preparación, 2 veces al día.

En el caso de la Artemisia carbonizada para introducir un tampón de gasa en la vagina, se procede de la siguiente manera. Se colocan las hojas de Artemisia en una sartén sobre la hornalla con el fuego encendido, con una cuchara se van mezclando, hasta que queden carbonizadas. Se le separan las partes más duras y se forma un polvito bien fino con lo que quedó carbonizado. Se guarda en recipiente de vidrio y se coloca sobre una gasa embebida en aceite de sésamo o germen de trigo y se introduce en la vagina.

Té Bancha:

El Bancha es una hierba que proviene de la planta de té negro, sus hojas crecen cerca del suelo, no tiene la cafeína que tiene el té común. El hecho de estar cerca del suelo la hace muy rica en minerales. Actúa beneficiando la circulación y aportando fuerza y vigor. Se prepara dejando hervir la hierba durante 5 a 10 minutos. Se deja reposar y se sirve. Luego puede utilizarse unas 2 ó 3 veces más, agregando un poco más de bancha.

Te de Bancha, Umeboshi, Jengibre, Salsa de soja

Esta mezcla actúa mejorando la calidad de la sangre, es decir alcalinizándola, activando la circulación, desinflamando las funciones digestivas, abriendo los bronquios y pulmones, energizando.

Se hierve Bancha en un recipiente, durante 15 minutos a razón de 2 cucharadas en 1 litro de agua. Se cuela y en una taza se agrega una umeboshi, una cucharadita de té de jugo de jengibre fresco y unas gotas de salsa de soja orgánica.

La  Umeboshi es una ciruela que ha sido dejada en reposo durante tres años con sal. Es muy alcalinizante, elimina los ácidos del cuerpo y trabaja beneficiando las funciones corporales. Se consigue en los negocios de comida china ú oriental.

Debido a que es muy salada está contraindicada para hipertensos.

Té de Bardana:

La bardana es una verdura raíz, que se consigue en las casas de productos chinos ú orientales, tiene la capacidad de limpiar la sangre y actúa como antibiótico natural. Para hacer el té, se corta la Bardana en rodajas finas, se deja secar al aire libre y luego se hierve un puñado en agua, unos 5 a 10 minutos, se deja reposar y se sirve. Puede servir para otros tés, agregando un poco más de cantidad.

Té de Canchalagua

La Canchalagua es un activador circulatorio, ayuda frente a la retención de líquidos, y trabaja en caso de alergias como rinitis, picazón de nariz y ojos.

Se prepara hirviendo agua y agregando un puñado, dejándola hervir 2 ó 3 minutos. Se apaga el fuego, se deja descansar y se sirve.

Té de Carqueja

La carqueja es ideal para equilibrar la función hepática, solo que aquellas personas constipadas deben abstenerse ya que puede generar esta situación. Cuando el agua hierve, se agrega un puñado, se deja hervir 2 ó 3 minutos, se apaga, se deja reposar y se sirve.

Té de Cardo Mariano

El Cardo Mariano es de las hierbas más efectivas para la función hepática. Se prepara de la misma forma que la carqueja.

Té de Diente de León

El Diente de León es un tónico para el hígado, a su vez trabaja beneficiando la función del corazón. Se prepara de la misma forma que la carqueja y el cardo mariano.

Té de semillas de Habú, poroto Aduki y Cola de Caballo

Las tres hierbas actúan ayudando a equilibrar riñón y vejiga.

Se hierve en un litro y medio de agua, ¾ cucharada de semillas de Habú, la misma cantidad de poroto Aduki. Se lleva a hervor durante 10 minutos, al final, mientras sigue hirviendo se agrega la Cola de Caballo. Se deja reposar. Se bebe durante el día. Si salió muy oscuro se agrega más agua, tiene que quedar un color ámbar transparente. Se pueden volver a utilizar los ingredientes unas 2 ó 3 veces más, agregando un poco de cola de caballo.

Las semillas de Habú se consiguen en los negocios de alimentos chinos ú orientales.

Té de Llantén

El Llantén es una hierba que actúa eliminando las mucosidades, ya sean acumuladas en mamas, ovarios, útero, como también garganta, bronquios.

Además, beneficia la función renal.

Se hierve 1 litro de agua y se agrega al agua en hervor, un puñado equivalente a 2 cucharadas de la hierba, se deja en hervor 2 minutos, se apaga, se deja reposar y se sirve.

Té de Loto con jengibre

La raíz de loto es una planta que beneficia la función del pulmón y bronquios. Se cortan rodajas finas de raíz de loto, se hierven unas 3 rodajas en ¼ litro de agua, durante 10 minutos. Se deja reposar y se sirve en una taza con jugo de jengibre fresco rayado, aproximadamente 1 cucharadita de té. La raíz de Loto se consigue en casa de productos alimenticios orientales.

Té de Marcela

La Marcela es una hierba que beneficia la función del estómago, ideal para casos de acidez estomacal, gastritis, úlcera, diabetes. Se prepara colocando un puñado en agua hirviendo, dejándola hervir 2 minutos. Se deja reposar y se sirve.

Té Menta

La Menta alivia los dolores de cabeza, es estimulante. Se prepara igual que la Marcela

Té de Ortiga

La Ortiga es muy buena para afecciones circulatorias, especialmente várices.

Se prepara dejando hervir la hierba 2 ó 3 minutos, se deja reposar y se sirve.

Té de Regaliz

El Regaliz es una hierba que actúa levantando el sistema inmune, es beneficiosa en caso de infecciones, alergias, gastritis. Se hierven 2 ó 4 ramitas de Regaliz en ¼ litro de agua, durante 5 minutos, se dejan reposar y se sirve. Puede utilizarse 2 ó 3 veces más. No es conveniente beber más de 2 ó 3 tazas al día.

Té de Hongo Shitake con Cedrón

El hongo shitake es otro aliado de la salud. Tiene la capacidad de levantar el sistema inmune, debido a ello se lo utiliza mucho hoy para enfermos de sida.

También su acción terapéutica es la de bajar la tensión, ansiedad, colesterol, hipertensión, disminuir el insomnio.

Se hierve el hongo durante 5 minutos en 1/4 litro de agua. Tres minutos antes del terminar la cocción se agregan una hojas de Cedrón. Se deja reposar y se sirve.

Té Rojo

El té Rojo es bueno para activar la función hepática, es muy energizante y trabaja muy bien para ayudar frente a dolores de cabeza.

En 1 litro de agua se hierve una cucharada sopera de la hierba, se deja hervir unos 5 minutos, se deja reposar y se sirve.

 

La Arcilla

La arcilla actúa ayudando a eliminar las toxinas del cuerpo y las inflamaciones. Por otro lado aporta todos lo minerales de la tierra.

Hoy existen en el mercado diversos tipos de arcilla terapéutica, e incluso diversos tipos de fango termal.

Debe ser fina y bien limpia.

Para hacer las compresas, se le agrega agua tibia o fría, formando un barro y se la coloca sobre la zona a tratar, con un espesor más o menos de 1 ctm.

Se tapa la zona con un paño o toalla y si se la quiere dejar más tiempo, se envuelve la zona con un nylon tipo film.

 

Compresa de repollo con zanahoria.

Actúa como desinflamante de la zona uterina, una vez pasada la hemorragia. Se utiliza una hoja de repollo y se coloca sobre ella zanahoria rayada. Es la zanahoria la que va en contacto con la piel, tapada por la hoja de repollo, luego se coloca una venda por encima, que envuelva la zona para sujetar ambas verduras.

 

Bolsa de arena o maíz caliente

Estas proveen calor seco. En una funda de almohada, que tenga un extremo cerrado, se coloca arena o maíz rojo previamente calentado al horno sobre una asadera. Al otro extremo de la funda se le hace un nudo y se aplica lo más caliente posible sobre la zona afectada. Es ideal en caso de dolor de ciático o para aplicar en la zona del bajo vientre en caso de cistitis o para ciertos dolores de espalda.

 

Jugo de manzana verde

La manzana verde es un antinflamatorio y antifebril.

Para hacer el jugo de la misma o bien se hace en una procesadora de jugo o bien se raya la manzana sobre un paño o gasa fina, se cierra el paño ajustándolo por encima y se exprime para que salga el jugo.

 

Agua oxigenada en cada oído

Es ideal para los dolores de oídos.

Se agrega con un gotero agua oxigenada de 10 unidades. Se colocan unas 3 gotas en cada oído. Primero en uno, se deja reposar con la cabeza inclinada de manera que el oído afectado, quede hacia arriba, se espera unos minutos. Luego se realiza lo mismo en el otro oído y se deja reposar unos minutos. Se repite 2 veces al día. También son efectivas las gotas de limón diluido en agua.

 

Dentie

El dentie es un preparado con berenjenas carbonizadas que actúa como desinflamante de las encías. O bien se compra en casa de alimentos orientales o bien se cocinan las berenjenas al horno con sal marina, lentamente hasta que se vayan carbonizando, luego se pasan por una procesadora para que quede tipo harina, se guardan en frasco de vidrio, queda como un polvito negro y son muy efectivas para desinflamar las encías sangrantes.

Bibliografía:

Remedios Macrobióticos Caseros, por Michio Kushi y Dr. Marc Van Cauenberghe – Publicaciones Gea.

Enciclopedia de Medicina Natural – por Murray, Pizzorno – Editorial Tutor.

Autocontroterapia, por Tomio Kikuchi – Editotrial Musso.

Medicina Oriental, por Naboru Muramoto – Editorial Gea.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.