Vivir Sin Esfuerzo

Vivir Sin Esfuerzo

El otoño nos muestra sus árboles dorados, como si estuvieran iluminados por el sol, a pesar de la lluvia.

Esta estación que viene más fría que otros años nos da la posibilidad de encontrarnos con el fuego en la chimenea, el poder contemplarlo es un regocijo para el alma, pareciera una especie de purificación…, mientras, escuchamos una música que invade todos nuestros sentidos (se las recomendamos: “A noite do meu bem” Nana Caymmi).

También, a través de la ventana, vemos cantidades de pájaros, más de lo habitual, tal vez bajando de las montañas, que hoy amanecieron nevadas. El mismo frío, los impulsa a bajar y a buscar el alimento en los valles. Hay de todos los colores y todas las especies, chicos y grandes. Juguetean unos con otros, comen, buscan, indagan su alimento, vuelan juntos o cada uno por su lado. En este momento no hay disputas todo está en armonía…

¡Qué distinto funcionamos los seres humanos a esta imagen que hoy estamos viendo!

Nosotros, al igual que los animales en circunstancias distintas a la que estamos relatando, luchamos, nos comparamos, nos esforzamos por acumular, por conseguir lo que deseamos, por ser reconocidos, queridos, valorados, por la búsqueda de poder y seguridad, por la necesidad de realización personal, siendo que ésta no es más que la manifestación de un ego que necesita expandirse. En definitiva, el fin último de esa lucha tiene que ver con el miedo a no sentirnos nada.

Estamos condicionados milenariamente a esa lucha y a ese esfuerzo y no nos damos cuenta que la vida, más allá de nuestra voluntad, genera un proceso alquímico, transformador, cuando sabemos convivir en forma amorosa, armoniosa, entregada, con nuestras sensaciones de miedo, dolor, desamor, vacío. La alquimia sería la posibilidad de transmutar, es decir, la posibilidad de que terminen de operar en uno esos estados.

Cuando esto no sucede y lo que hay en uno es lucha y esfuerzo se produce un gran desgaste de energía, lo cual genera que las funciones vitales estén deprimidas y que nuestro sistema inmunológico esté bajo.

En lo psicológico se traduce en ansiedad, porque no tenemos la capacidad de atención y percepción para estar en el aquí y ahora; en tristeza y depresión porque al no tener vitalidad vemos todo oscuro; estrés, porque al no tener energía estoy desbordado para hacer frente a los desafíos de la vida. También la lucha y el esfuerzo por lograr cosas nos genera frustración, porque aquello anhelado nunca termina de saciar nuestras expectativas y de esta manera, ésta frustración va generando desconfianza y desvalorización hacia uno mismo y hacia la vida toda.

Todo lo enunciado anteriormente genera en el plano físico un estado de debilitamiento. No es casual que hace pocos días fue el Día Internacional del Síndrome de Fatiga Crónica, lo cual es coherente con una vida signada en el esfuerzo y la lucha.

En estas épocas del año, esto se traduce en un estado de debilitamiento que genera gripes, resfríos, bronquitis, en general aquellas enfermedades que involucran al sistema respiratorio. 

¿Qué hacer para prevenir y curar síntomas del aparato respiratorio?

A continuación vamos a dar una serie de sugerencias como para prevenir y curar, pero como muchas otras veces lo hemos dicho lo que va a permitir una cura verdadera es la actitud que tengamos frente a lo que nos sucede y la confianza en los ciclos de autorregulación de la naturaleza, permitiendo que ellos operen y haciendo frente al malestar acompañándolo con tratamientos naturales.

  • Meditación: Es importante darse diariamente el tiempo y el espacio para poder entender los mecanismos de la mente en relación al tema de la lucha y el esfuerzo. Cuando damos este tiempo a vernos internamente, tal cual somos y nos enfrentamos con nuestra realidad se manifiestan las causas y los efectos de vivir de esa forma. El poder ver la realidad sin opciones, ni juicios produce esa alquimia de la que hablamos más arriba.
  • Actividad física: La actividad física debe generar una buena activación circulatoria, ya que en una sangre fluida es menos posible la presencia de microorganismos y por otro lado esa misma actividad física debe proporcionar la flexibilidad y elongación necesaria para que no haya durezas, contracturas que son propias de las épocas de frío.
  • Ejercicios respiratorios: Estos se han de realizar en forma preventiva o curativa. Limpian la sangre y las mucosas evitando que se instalen los virus de la gripe, limpian los pulmones, expulsan las flemas, dan resistencia, calman y tonifican el sistema nervioso entero. La sangre recibe una a cantidad de oxígeno y la mente se hace más lúcida lo cual mueve la energía para ayudar al proceso de curación. Por ejemplo: un ejercicio respiratorio sería: inspirar en un tiempo, retener con pulmón lleno en el mismo tiempo, expirar en el doble de tiempo. Se comienza a inspirar desde arriba por la nariz, expandiendo la caja toráxica, llevando el aire lo más abajo posible hacia un punto a cuatro dedos debajo del ombligo. Con la práctica uno va ampliando la capacidad pulmonar.
  • Automasajes: Una posibilidad de automasaje podría ser: con esponja vegetal, apenas húmeda, por todo el cuerpo, comenzando por el pié y la pierna izquierda (más alejada del corazón), luego pierna derecha, parte baja del abdomen, tronco, pecho, brazo izquierdo y luego brazo derecho. Esto genera una activación circulatoria muy fuerte. Luego de ello abrigarse mucho. Cuando las gripes y/o resfríos se instalan este automasaje es muy efectivo.
  • Aromaterapia: Utilizando aromas de aceites esenciales como menta, eucaliptus medicinal, que ayudan a limpiar las mucosas nasales y permiten una mejor respiración. Éstas son expectorantes, antivirales, refrescantes, aumentan la temperatura del cuerpo. Es bueno poder tener un hornillo con estos aromas en los lugares de trabajo y en el caso de estar enfermo dentro de la habitación.
  • Hidroterapia: El agua caliente induce a respirar con mayor profundidad, el agua fría provoca una respiración más intensa y acelerada, además de revigorizar el organismo. Es ideal como preventivo darse una ducha de agua bien caliente con un último chorro de agua fría, menos en la zona del pecho. En el caso de estar enfermo son muy buenos los baños de vapor con pino y/o tomillo. También son muy buenos los baños de pies con jengibre, ya que al atraerse la sangre hacia los pies, se descongestionan los bronquios.
  • Contacto con el fuego: El frío invita al calor; estamos muy desconectados del fuego, para lo cual por un lado para aquellos que tienen un hogar a leña, vale el poder quedarse contemplándolo y para los que no, es importante contactarse a través de la cocina, preparando sus propios alimentos.  El calor del fuego en la parte baja del cuerpo que se genera en el acto de cocinar revitaliza y fortalece todo el organismo, ya que allí se sitúa uno de los centros energéticos más importantes, llamado el Hara por los orientales.
  • Contacto con la naturaleza: Como forma preventiva poder utilizar el tiempo libre acercándose a lugares verdes, con aire más puro, arboledas, plantas, murmullos de agua, poder extender la mirada hacia un horizonte. Dicen que las endorfinas se segregan en mayor cantidad cuando se está en contacto con la naturaleza y éstas son las encargadas del buen ánimo, felicidad y habiendo éstas hay salud. Buscar recibir aunque sea por pocos minutos las caricias del sol, acariciar o abrazar un árbol, mirar los pájaros, mirar las estrellas, la luna. Contactarse con la tierra teniendo plantas en la propia casa, poder meter las manos en la tierra, aunque sea en una pequeña maceta. Si uno trabaja con computadoras cerca tener al lado una planta o unas flores, generan otra vibración en el ambiente.
  • Alimentación: Como alimentos preventivos es importante consumir: jugo de limón, con miel en ayunas; pomelo con miel y propóleo, masticando las semillas que tienen poder antibiótico; kiwi, naranja, mandarina, por la Vit. C que contienen, peras y manzanas.Consumir verduras raíces: zanahorias, nabos, radichas, salsifíes, bardanas, rabanitos. Consumir ajo, cebolla, cebollita de verdeo, puerro, pimientos, diariamente, ya que todas actúan beneficiando la función respiratoria por sus poderes descongestionantes, expectorantes, adelgazan y movilizan las secreciones pulmonares, son además antibióticas. Consumir jengibre fresco, utilizando su jugo en sopas o en infusiones de té Bancha y Llantén, o bien cortado en cubitos junto con la cocción de verduras, ya que es desinflamatorio de las mucosas respiratorias, levanta la temperatura del cuerpo y elimina el virus de la gripe. Consumir sopas con verduras como zapallo, nabo, cebolla, puerro, zanahorias, ají rojo o verde, cebollita de verdeo y que contengan cereales como avena, cebada, quínoa, amaranto, con miso y jengibre. El miso, que es el fermento del poroto de soja, dejado en reposo durante un tiempo junto al grano de arroz, de trigo o de cebada, es un alimento muy vitalizante y a su vez desintoxicante, que ayuda a eliminar todos los residuos tóxicos del cuerpo. Los hongos shiitake también actúan eliminando el virus de la gripe. Consumir higos secos que favorecen también la función pulmonar.

Cuando la gripe se instala lo ideal es tomar té de Bancha y/o Llantén con mucho jugo de jengibre fresco, limón con miel, sopa de caldo de verduras bien caliente (cebolla, zapallo, nabo, cebollita de verdeo, puerro) con miso y jugo de jengibre fresco rayado (esto es casi fundamental). Arroz integral o risotto de cebada y verduras raíces al vapor con salsa suave de hongos shiitake. Manzana verde rallada. Eliminar las harinas, los lácteos, azúcares en todas sus formas, café, mate, alcohol. Es decir cuando la enfermedad está presente mantener el cuerpo descansando, con poca comida para que la energía no se pierda tanto en la digestión de los alimentos y esté disponible para el restablecimiento del organismo.

  • Para reflexionar: ¿No es válido que nos cuestionemos si escuchando las noticias por la radio, televisión, diarios, revistas, caminando por los shoppings, o dedicando tiempo a un ocio no creativo, nos debilitamos y perdemos energía?

Esperamos que podamos quedarnos todos en la etapa de la prevención y que las gripes no lleguen, si así fuera aceptémosla con beneplácito, ya que toda enfermedad trae una enseñanza y podemos convertirla en una crisis beneficiosa.

A continuación les compartimos una receta ideal para esta época y para generar calor … Guiso de Porotos Aduki 

Leave a Reply

Your email address will not be published.